10 de abril de 2013

EJERCICIO DE CORTE: HIJOS



Los hijos son parte afectada en cualquier crisis sentimental, y también un elemento importante que puede estar "perjudicándote" de alguna manera.

Voy a contarte un caso muy curioso que me ocurrió en consulta. 

Acudió una chica separada desde hacía casi 10 meses, que
le estaba costando bastante sobrellevar aquella situación..., pero que lo peor de todo era que la relación con su hijo mayor (tenía dos, de 9 y 7 años) se había deteriorada por completo. Me contaba que no sabía bien porqué ya que el niño era un encanto, estudioso, atento y la ayudaba en casa..., pero que ella terminaba siempre el día peleándose con él.

Si te digo la verdad, con aquel caso me comí un poco la cabeza y me costó algunas sesiones dar con la "solución". Aparentemente su hijo no mostraba un comportamiento para que ella "perdiese los papeles" cada día, además de lo curiosos que tan sólo se enfadaba con su hijo mayor y no con el pequeño...

Pero..., en una de las sesiones mientras le hacía tapping ella me dijo "...el niño este..., que tiene la misma cara que su puñetero padre!!!" ¡Bingooooo! Esa era la clave de todo, el pobre chiquillo había heredado los mismos ojos que el padre, la misma sonrisa, el mismo pelo... ¡y hasta el mismo hoyito en la barbilla!, ¡era una auténtica copia de su padre! 

Ella se quedó de piedra con aquel comentario que hizo, se echó a llorar y a decir que sin darse cuenta estaba "pagando" con su hijo el rencor que le tenía a su padre. Su cara le recordaba a cada momento a su ex-pareja e inconscientemente proyectaba sobre el pequeño toda su "mala leche" contenida.

Uno de los ejercicios que le propuse para hacer en su casa fue "jugar" con su hijo a hacer tapping. Que mientras se miraban mutuamente se aplicasen esta técnica y que ella dejase acudir y fluir a su cabeza cualquier recuerdo de su ex-pareja. Este ejercicio le ayudó a "cortar" con la relación que había entre las facciones de su hijo y el enfado que pillaba por recordarle a su "puñetero padre" (según ella!!!) y con ello evitar todas las peleas que se venían dando a diario en su hogar.

Después de aquel caso he tratado un par de ellos casi parecidos y todavía me resulta curioso como el cerebro hace sus "asociaciones", y como el parecido de alguno de tus hijos con su padre puede hacer que "pagues" con él (inconscientemente!!!) los platos rotos.

Esto para nada tiene que ver con ser "mala madre", o cualquier otro pensamiento tonto de este estilo que se te pueda venir a la cabeza... ¡son reacciones que se escapan a nuestro entender! El hecho de que tu hijo se "parezca" a su padre, a tu ex-pareja puede hacerte (sin ser tú consciente) reaccionar y comportarte de una manera no deseada..., y el hecho de ahora saberlo, de ser consciente de ello, puede hacer que nunca más sea eso un problema en tu vida.


Ya sabes: 
  1. Mira a tu hijo/a.
  2. Deja que acuda a tu cabeza cualquier recuerdo de tu ex-pareja.
  3. Hazte tapping mientras tanto.

¿Cómo crees que podrías utilizar este ejercicio en tu vida?


Si conoces a alguien que pueda resultarle útil esta información no dudes en compartirla con ella..., o dale un "me gusta" si lo deseas!!!

Muchas gracias, mahalo nui loa!!!

2 comentarios:

  1. No sabes lo que feliz que soy por encontrarteee Graciass

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que me alegro mucho!! Gracias a ti por tus comentarios, la verdad es que es un ejercicio muy potente para trabajar un tema que muchas veces pasa desapercibido.

      Eliminar