25 de marzo de 2013

UN PAR DE COSAS QUE DEBES SABES SOBRE TUS CONVERSACIONES CONTIGO MISMA



Nuestra vida se compone de aquellos días, semanas, meses y años que llenamos con diversas actividades y experiencias. Unas son más "exóticas" (vacaciones, enamoramientos, nuevos proyectos, logros de objetivos...) y otras más "domésticas" (poner la lavadora, echarse la siesta, ir al gimnasio...). Pero, sean más o menos interesante entre todas configuran lo que llamamos "Nuestra Vida".

Pasamos la mayor parte de ella intentando estar dentro de
una relativa "seguridad", en una consentida "rutina" con la que "vamos tirando". Pero un buen día, si eres afortunada, puede que "algo" (crisis sentimental, enfermedad, frase, vídeo, libro, una conclusión...) te haga pensar por un momento que quizás las cosas podrían ser en tu vida de "otra manera".

En ese momento, dentro de ti algo cambia... tu cerebro empieza a hacer tic-tac, y puede ser que te descubras a ti misma en algún momento preguntándote cosas como: ¿Y si me atreviese a hacer lo que estoy pensando?, ¿qué pasaría si cambiase de trabajo?, ¿estaría mejor si dejo a mi pareja?, ¿y si cambio de vida?...

Hasta aquí podría ser la historia de cualquier persona que haya pensado alguna vez que su vida puede ser distinta o mejor... En ese momento, en tu mente pueden comenzar una serie de "conversaciones contigo misma" que pueden ser decisivas a la hora de pasar a la acción.

Voy a presentarte estos 3 tipos de "conversaciones" para que seas consciente de en qué nivel de tu cambio te encuentras y de si es beneficiosa para tu objetivo.


Conversación nº 1:
  • "Esta es la vida que me ha tocado vivir y debo aceptarla tal como es"
  • "Soñar tan sólo sirve para ilusionarme en vano"
  • "Mi día a día es todo lo mejor que me podría pasar"
  • "Soy una persona con dos dedos de frente y racional"
  • ...
Este tipo de conversación es la que te hace que no des paso alguno y te mantengas en tu zona de confort para los restos. Este diálogo interno es el que te impide preguntarte si tu vida podría mejorar en algo o ser diferente.


Conversación nº 2:
  • "Tengo que ser realista y no volverme loca"
  • "Eso tan sólo pasa en las películas y en las historias de amor"
  • "Si fuese tan fácil todo el mundo lo haría"
  • "No estoy preparada para hacerlo"
  • "Me juego demasiado"
Esta conversación es la que mantienen muchas mujeres consigo mismas cuando se "atreven" a ir un paso mas allá del simple hecho de pensarlo en sus cabezas y comienzan a buscar "cómo" podrían llevarlo a cabo sus ideas y pensamientos. Aquí entran en juego excusas u objeciones prácticas sobre la posibilidad de hacerlo. Se dicen a si mismas que la idea es buena..., pero difícil o imposible de llevar a la práctica.

Ejemplo: "Me quiero separar de mi marido pero ahora no puedo, no cobro lo suficiente, tenemos una hipoteca en común, no quiero cambiar a los niños de colegio..."



Conversación nº 3:

A estas alturas es posible que el próximo paso a dar sea "pasar a la acción": dejar tu trabajo, vender tu casa y mudarte, decirle a tu pareja que se acabó...

Aquí la mente humana, más que simples conversaciones, lo que crea son "películas de terror" en las que tú eres el protagonista, te atreves a dar el paso... y todo termina saliéndote mal. Tu cabeza comienza a crear unos escenarios en los que el resultado es catastrófico.

Esto no es más que un mecanismo de defensa de tu mente por temor a tomar una decisión importante. El verdadero miedo al cambio no es otra cosa que dudar si la decisión tomada es la mejor de todas y la mejor para todos.

Ejemplo: En este punto no es extraño que te despiertes por la mañana habiendo tenido una pesadilla en la que dabas el paso, te divorciabas y te salía todo mal, todos te daban de lado y era una auténtica ruina...


Tú eres la protagonista de tu vida y si eres honesta y sincera contigo misma (y dejas el miedo irracional a un lado) es muy probable que te des cuenta de que no hay motivos "reales" para no vivir la vida que quieres... ¡que todo no son más que excusas!. 

Excusas que nacen de una preocupación excesiva por cosas que quizás tienen muy pocas probabilidades de convertirse en realidad..., por no tener "garantías visibles" de que has decidido lo mejor para todos (¡todos menos tú!)... o que algún "idiota" te ha convencido con la tontería esa de que "más vale malo conocido..."

Y tú... ¿qué tipo de conversaciones mantienes contigo misma?

Muchas gracias por tu atención!!!

4 comentarios:

  1. Gracias, como siempre, por tus interesantes posts.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a ti Mayka!!! Pero ya sabes... ¡no funciona si no lo haces! - Búscate un ratillo y "plántalas" en tu cabeza!!! Ya me cuentas...

    ResponderEliminar
  3. Soy charo ..K bueno ...estoy totalmente de acuerdo .un abrazo Pedro .muaaaa

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias charo!!! Son unas preguntas que pueden ayudarte a "esclarecer" un poco esos momentos en los que no tiras "ni p'alante ni p'atrás". Busca un momento..., respóndelas y seguro que te sorprendes...

    ResponderEliminar