15 de marzo de 2013

"PARA QUÉ": EN BUSCA DEL SENTIDO PERDIDO




En numerosas ocasiones el ser humano siente frustración porque no encuentra sentido a aquello que hace. Y para "buscarlo" nos embarcamos a menudo en asuntos (relaciones personales, proyectos de vida, estudios, negocios...) que abandonamos a la primera de cambio porque no nos terminan  llevando donde queremos ir, ni nos aportan nada interesante. ¡Eso si no nos quedamos atrapados en ellos a su merced durante toda nuestra vida!



"Es que no puedo dejar a tal persona..., 
ya llevo muchos años haciendo esto..., 
es que ya es muy tarde para..., 
qué puedo hacer yo con los tiempos que corren..., 
más vale malo conocido..."

 - ¿Te suena este diálogo? - 

El ejercicio de hoy te propone de una manera muy muy sencilla el ver si aquello que vas a comenzar tiene el sentido que tú buscas. De esta manera podrás decidir con más perspectiva y evitar entrar en algo que te reste energía, que te obligue a hacer algo que no quieres y que te sientas mal.


¿En qué va a ayudarte este ejercicio?
  • A darte cuenta de cuál es el verdadero sentido de tus acciones.
  • A ver que hay detrás de las decisiones que tomas.


Pasos:

1- A partir de hoy te propongo que frente a decisiones importantes que tengas que tomar en tu vida te hagas la siguiente pregunta:

¿Para qué?

2- A la respuesta que obtengas de esa pregunta vuelve a preguntarle:

¿Para qué?

3- De nuevo pregúntale a esa respuesta:

¿Para qué?

4- Continúa haciéndote esa pregunta para ver cuál es la "última respuesta", es decir, el sentido de esa decisión.


Por ejemplo:
  • "Voy a comenzar una relación con una persona que no me inspira del todo confianza... ¿Para qué? Para ir a pasear, ir al cine, ir a bailar... ¿Para qué? Para hablar de cosas nuevas, estrenar mi ropa... ¿Para qué? Para lucirme... ¿Para qué? Para que me diga lo guapo/a que estoy... ¿Para qué? Para sentirme bien, para creer que le importo a alguien... ¿Para qué?... para no estar solo/a!!!"
  • "Me voy a apuntar a la Universidad para empezar filología inglesa... ¿Para qué? Para aprender inglés y tener en qué entretenerme ¿Para qué? Para estar distraída y ocupada ¿Para qué? Pues para no pensar en que me he separado y que toda mi vida ha cambiado... "

Estos son tan sólo unos ejemplos. Para nada te estoy diciendo que no empieces cosas nuevas o conozcas nuevas personas... sólo que pruebes a ver con algo más de detenimiento qué es lo que te mueve a hacerlo y el sentido que hay detrás. Algunos de mis clientas se han dado cuenta que comenzaban sus relaciones personales tan sólo porque no sabían estar solas, porque querían sentirse atendidas por alguien... tuviese el coste que tuviese!!!

Al descubrir el "verdadero sentido" de para qué hacían las cosas se daban cuenta que, algunas de ellas, no les compensaban, tomaban consciencia de la situación y corregían su decisión para un mayor beneficio propio.


Reflexión:

A veces nos preguntamos erróneamente "¿Por qué?" y ello nos puede llevar a un montón de excusas vacías, a falsas necesidades... o incluso a "rebuscar" en el pasado!!!

Preguntándonos ¿Para qué?... y siendo honestos con nuestras respuestas podemos ver qué hay detrás de nuestro comportamiento, cuál es el sentido de nuestras decisiones... y ello puede ahorrarte mucho mucho tiempo y quebraderos de cabeza innecesarios ¡Además de ayudarte a encontrar el sentido perdido!

¿Preparada para buscar el sentido perdido?

Si conoces alguna persona que esté "buscando su sentido", puedes compartir esta entrada con ella..., o dale un "me gusta"... si te ha gustado claro está!!!

Muchas gracias, mahalo nui loa!!!

4 comentarios:

  1. Excelente post, fantástica reflexión .... muchísimas, muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
  2. no ganes el mundo y pierdas tu alma,la sabiduria es mejor que la plata y el oro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es esa "sabiduría" la que se necesita para tener "ceñidos los lomos y encendida la lámpara". Muchas gracias por tu aportación!!!

      Eliminar
  3. Perdemos mucho tiempo preguntándonos - ¿por qué? - esto nos lleva al pasado, a perdernos el aquí y ahora... y a no encontrar el verdadero sentido de lo que de verdad queremos... Prueba a preguntarte -¿Para qué?- y ya me cuentas...

    Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar