6 de marzo de 2013

EJERCICIO: TU DÍA PERFECTO



Como ya te he dicho en alguna ocasión, una de las peores cosa que puedes hacer cuando entra en tu vida una crisis sentimental es empezar a correr y correr sin ninguna dirección concreta.

Mi manera de abordar este tipo de problemas es:

  1. Cortar con aquello que hace sentirse mal.
  2. Comenzar a decidir hacia dónde quiero ir. 

El ejercicio de hoy es para que comiences a concretar, para que empieces a descubrir qué es lo que quieres exactamente en tu vida y te pongas un horizonte al que dirigirte..

Seguro que si ahora mismo te encontrases una “lámpara mágica”, la frotases y un genio te dijese cómo quieres que sea tu día perfecto... te quedarías en blanco, o divagarías, o dudarías y te lo tendrías que pensar...

Muchas veces en la vida no conseguimos lo que queremos... 
¡Pero no porque no podamos..., 
sino porque no sabemos lo que queremos en realidad!


¿En qué va a ayudarte este ejercicio?
  • A diseñar tu “día perfecto”.
  • A darte cuenta de lo que quieres en realidad.
  • A conocer algunos detalles del que quieres que sea tu futuro.
  • A decirle a tu cerebro, en su propio lenguaje, qué es lo que quieres exactamente.
Pasos:

1- Coge un bolígrafo y un par de folios. Da rienda suelta a tu imaginación y escribe cómo quieres que sea tu día ideal. No hace falta que te vayas a cuando te jubiles, o a cuando toda tu situación se haya "arreglado"..., imagínate que le estás escribiendo la carta al genio de la lámpara maravillosa porque mañana mismo te lo hará realidad.

Sólo hay un par de condiciones que debes respetar:

1ª) Detalles:El genio necesita TODO LUJO DE DETALLES de ese día perfecto e ideal. Para realizarlo puedes describir todo aquello que verás, todo aquello que oirás, todo aquello que olerás, todo aquello que tocarás, todo aquello que saborearás, todo aquello que habrá a tu alrededor...

Por ejemplo: Me despierto en una habitación decorada de tal manera... al lado de mi pareja que tiene el pelo así y así..., y el color de ojos así y así..., luego desayuno en la terraza de mi casa desde la que se ve un bosque con tal y tal árbol..., más tarde voy a mi trabajo que es tal y tal..., mi despacho tiene estanterías llenas de libros que tal y tal y tal..., en mi tiempo libre hago tal y tal..., por la tarde voy a..., etc, etc.

¡Por favor, no me seas tacaña con los lujos!
¡Esto no es un concurso de vidas austeras y simples!
¡No se trata de cómo puedes conseguir todo eso!
¡Deja volar tu imaginación, “suéltate el pelo” y sueña mientras escribes!

2ª) Se egoísta: El genio de la lámpara maravillosa es de la filosofía de que si tú no estás bien... no puedes dar nada bueno y de calidad a quienes te rodean. Así que te pide encarecidamente... que mientras realizas este ejercicio pienses en ti ¡y solamente en ti!

¡Por favor, se egoísta por una vez en la vida!

No escribas tu “día perfecto” pidiendo cosas para los demás..., no escribas el día perfecto de los demás... ¡escribe el tuyo!

Por ejemplo:

Mal hecho!!!: En mi día ideal mi pareja es feliz, mis hijos encuentran trabajo, mi jefe me escucha...
Bien hecho!!!: En mi día ideal tengo la casa que quiero, trabajo de lo que me gusta, y me siento bien...

Está bien eso de la paz mundial, que se respeten los derechos humanos..., ¡pero lo dejaremos para otro día!..., hoy quiero que escribas deseos “mundanos”... ¡disfruta del placer de ser un pobre mortal en un sistema capitalista!

¡Será por cosas para pedir!: casas en la playa, coches deportivos, joyas, colecciones de libros, o... tener una pareja que te atienda, te mime, te cuide y bese por donde tú pisas...

Importante: cuando estés escribiendo cada detalle de tu vida ideal... ¡siente que ya lo tienes, siente que ya lo estás disfrutando!


Reflexión:
¿Cuántas veces te has dado permiso para imaginar lo que quieres?, ¿cuántas veces has imaginado cada detalle de aquello que quieres?, ¿cuántas veces te has dicho a ti misma que tus pensamientos son tonterías?, ¿cuántas veces has puesto límite a tu imaginación?, ¿cuántas veces te ha dado miedo pedir por si no llegaba a cumplirse?, ¿cuántas veces has hecho cosas que no querías por no saber lo que realmente querías?, ¿cuántas veces has pedido para los demás y te has olvidado de vivir tú?...

A partir de hoy ya tienes por escrito “tu día ideal”, así que si aparece el genio de la lámpara mágica... ¡lo tendrás mucho más fácil!. Este ejercicio es algo “vivo”, es decir, que si quieres cambiar cualquier cosa, o ampliarlo en un futuro... ¡eres libre de hacerlo!.

Los objetivos de este ejercicio son ayudarte a “desempolvar” esa cualidad fantástica que es la imaginación, a poner en práctica la visualización..., a cultivar un “sano egoísmo” que, en ocasiones, viene muy muy bien... ¡y empezar a concretar más detalles del que quieres que sea tu futuro!


¿Preparada para decirle al genio de la lámpara 
cómo es tu día ideal?, ¿a qué esperas?

Si conoces alguna persona a la que pueda resultarle de utilidad esta entrada, puedes compartirla si así lo deseas..., o dale un "me gusta".

Muchas gracias, mahalo nui loa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario