8 de febrero de 2013

LAS COSAS BUENAS DE UN PROBLEMA



Si hay algo en la vida que puede llegar a quitarte el sueño, a hacer que estés todo el santo día pensando en lo mismo y que te reste energía y optimismo son las crisis sentimentales (divorcios, separaciones, celos, rupturas, infidelidades, me quiere no me quiere, me llama no me llama...).

No me las voy a dar de superoptimista y parecer un iluso que vive alejado de la realidad, pero si que te voy a decir que
en esos problemas que te están "jodiendo" hay una gran oportunidad de comenzar a ver las cosas de otra manera, de hacer las cosas de otro modo y de tener un punto de vista y actitud que nunca antes habías tenido.

Por eso te propongo este ejercicio:


Paso 1- Identifica un problema de tu día a día, alguna situación que te moleste o te preocupe.

Por ejemplo:
  • No tener trabajo 
  • No entenderte con tu pareja 
  • Que tal persona no te preste la atención que tu quieres 
Paso 2- Ahora, aunque te parezca difícil, busca 5 cosas buenas que te aporte ese problema ¡Sí, sí, tal como lo oyes! 5 cosas positivas que te aporte esa situación, cosas por las que estar agradecido de que esa situación esté o haya estado en tu vida.

Por ejemplo:
  • No tener trabajo: me da más tiempo libre con mi familia, me da ese descanso que merecía, me ofrece la posibilidad de dedicarme a otra actividad que me guste más...etc, etc
  • No entenderte con tu pareja: puedes darte cuenta de que hay cosas que no van bien a diario, que deberías hablarlas o zanjarlas para que no se compliquen mucho más en un futuro... Puedes agradecer que al menos tienes una pareja para "no entenderte" y dar gracias de no estar sola como a lo mejor otras personas..., etc, etc
  • Que tal persona no te preste la atención que tu quieres: puedes estar agradecida por que esa situación a lo mejor te dice debes de hacer otra cosa, que debes pasar página, puede mostrarte otro punto de vista distinto al tuyo, etc, etc

Nota: El verdadero "trabajo" de este ejercicio es en pararse por un momento y hacer el "esfuerzo" de sacarle el "lado bueno" a tu problema. De esta manera tu cerebro empezará a pensar de otra manera y a buscar soluciones donde hasta ahora no había mirado.

¿En qué te puede beneficiar hacer este ejercicio?
  • Puedes llegar a conclusiones que nunca habías tenido en cuenta.
  • Te hará centrarte en lo bueno que "ya tienes" y no en lo que te falta.
  • Puedes descubrir que tus problemas no son tan graves como parecen.
  • Quizás puedas ver que eres más afortunado de lo que crees.
  • Puedes encontrar una solución o manera de resolver tus problemas.

Este ejercicio no es, como te digo, para convertirte en una ilusa y decir que "no pasa nada", "que todo está bien"..., sino para ver, pensar, reflexionar, valorar lo que ya tienes y aprender a dar las gracias por ello. Para darte cuenta de algo más que de lo que a veces los problemas te muestran como exclusiva.
  
¿Tienes por ahí algún "problemilla"? 
¡¡¡Pues empieza a buscarle el lado positivo!!!


¿Conoces a alguien que tenga algún "problemilla" que solucionar? Puedes compartir esta entrada!!!

Muchas gracias, mahalo nui loa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario