21 de enero de 2013

CÓMO INFLUYE TU CEREBRO EN EL "MAL DE AMORES"


Hoy vamos a hablar de esos "problemillas del corazón"...

El cerebro es una máquina perfecta, increíble y misteriosa. Para que te conozcas un poco más y sepas qué hay detrás de algunas de tus reacciones o maneras de actuar voy a explicarte de manera simple cómo funciona éste y cómo puede afectar a tu problema sentimental y al hecho de sentirte mal en algunas ocasiones.

Una de sus funciones principales del cerebro es
cuidar de tu supervivencia y para ello posee complejos sistemas de almacenamiento de datos, lo que comúnmente llamamos memoria.

A cada instante tu cerebro va recibiendo datos del exterior mediante los sentidos (sonidos, intensidad de luz, colores, formas, gustos...) y, para explicarlo de una manera sencilla que se entienda, los va almacenando en dos cajas – una "buena" y otra "mala" – dependiendo de si el dato recibido es bueno para tu supervivencia o no.

Imagínate que estás de vacaciones en la playa, tomando el sol, bebiéndote una piña colada fresquita, con los pies acariciando la arena blanca y escuchando el ruido del mar... A cada instante tu cerebro recoge todos esos datos del exterior a través de tus sentidos: la sensación de tus pies tocando la arena, la melodía del mar, el sabor de tu bebida, el calor del sol en tu piel..., y los "almacena" en la caja "buena" porque es favorable a tu supervivencia. ¿Sabes qué es lo que puede ocurrir cuando a la vuelta de tus vacaciones te tomes otra piña en algún bar? Pues que acuda a ti la misma sensación que tuviste en la playa, que vengan a tu cabeza recuerdos de aquel momento... y te vuelvas a sentir igual de bien. ¿No te ha pasado alguna vez que un olor te ha transportado a tu infancia y te has sentido tal como cuando eras niño?.

Ahora imagínate que estás una tarde en tu casa viendo la televisión y llega tu pareja, se sienta al lado tuyo en el sofá y comienza a hablar... (Recuerda que a cada momento tu cerebro está recibiendo datos que irá "almacenando" en la caja "buena" o "mala" dependiendo de si es bueno para tu supervivencia o no). Tu pareja no te mira a los ojos, balbucea algunas palabras, dice que está agobiado... ¡y que se va de casa!!!... 

Durante esos segundos eternos tu cerebro ha estado registrando cosas tales como el sonido de la televisión, la música que sonaba de fondo, el tacto de tu mano tocando la tapicería de tu sofá, el color de la camisa de tu pareja, el cuadro de la pared, la lámpara del techo, la intensidad de luz que entraba por la ventana, el grado de humedad... ¡y otros miles de datos de los que ni siquiera eres consciente!. Te dice que "coge la maleta y se va" y tú te quieres "morir" en esos momentos... ¿En qué caja crees que almacenará tu cerebro todos los datos recibidos? Exactamente, en la caja negativa, en la que no es favorable para tu supervivencia.

Esto quedaría en tan sólo una anécdota y una muestra del complejo y curioso funcionamiento de nuestro cerebro pero, ¿sabes que es posible que en días posteriores al tocar la tapicería de tu sofá te empieces a sentir igual de mal que justo en el momento en el que tu pareja te dijo que se iba de casa?, ¿sabes que es posible que aunque sin tú darte cuenta al escuchar de nuevo el sonido de la televisión te sientas mal como en aquel momento?... y más difícil todavía!!! ¿sabes que tu cerebro puede registrar un grado de intensidad de luz igual al del momento en que te sucedió el hecho y hacer que te sientas igual de mal?.

Que el tacto de tu sofá, un sonido determinado, un grado de luz, una canción, una lámpara o cualquier elemento exterior te haga sentir mal de pronto incluso sin tu darte cuenta y sin saber porqué, responde al mecanismo de defensa de tu cerebro que lo único que quiere es protegerte. Si vuelves a tocar tu sofá..., echará manos de sus archivos y te dirá: "Eyyy, peligro, peligro... situación de alerta"... y uno de los idiomas que utiliza tu cerebro para avisarte de que "huyas" de una situación de alerta son las emociones, por lo que es posible que te empieces a sentir fatal.

¿No te ha pasado alguna vez que de pronto has sentido un bajón increíble y no has sabido porqué? Uno de los motivos puede ser que tu cerebro haya registrado algún dato de tu alrededor que en el pasado almacenó en la caja "mala" porque no era beneficioso para tu supervivencia.

Piensa por un momento la de "asociaciones" que puedes tener "grabadas" en tu cerebro con cosas de tu entorno (canciones, lugares visitados, películas, frases, comentarios, olores...), unas pueden no afectarte, pero otras pueden hacerte perder toda tu energía en cuestión de minutos.

Imagínate la de asociaciones que puedes tener almacenadas en tu cerebro en relación a tu crisis sentimental... ¡tantas como situaciones difíciles vividas!: cuando te dijo que se iba, cuando tuviste que firmar los papeles del divorcio en el juzgado, cuando te enteraste que te estaba engañando con otra, etc, etc, etc...

Quizás no puedas cambiar la decoración completa de tu casa, quizás no puedas pintarla de otro color, quizás no puedas perder de vista a tu ex-pareja porque tienes que seguir viéndolo cada día, quizás no puedas quitarte de la cabeza lo ocurrido..., pero lo que si podrás hacer es no "sufrir" por ello. Lo que si podrás hacer es "cortar a nivel emocional" con todo ello... ¡y ese será un primer paso genial para empezar a sentirte bien!

Si cada vez que escuchas una canción, ves la foto de tu ex- o hueles su colonia se te viene el mundo encima... ¡mal vamos!. Por eso te propongo utilizar la técnica del tapping para ir "cortando" con todo aquello que te haga saltar las alarmas y bajarte los niveles de energía. De esta manera todo tu exterior estará hay..., pero no te afectará. Podrás recordar lo sucedido..., ¡pero no te dañará!!!.

¿Listo para CORTAR? Te espero en la próxima entrada!!!



Si deseas puedes compartir esta entrada con quien creas que puede resultarle útil o interesante..., o dale un "me gusta"... si te ha gustado claro está!!!

Muchas gracias, mahalo nui loa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario